Una boda handmade 1

Ha sido un año de locura, todo un año pensando, organizando y planificando nuestra boda, pero claro está, aunque empieces un año antes,  al final todo está por hacer y la última semana jornadas maratonianas para acabarlo todo, ni que decir que con los detalles hasta las cinco de la mañana más de un día, por que si una cosa teníamos  clara es que los detalles tenían que ser “nuestros”, tenían que representarnos, pero a los detalles que se regalaron ya iremos un poquito más adelante, lo primero está claro que es la invitación y claro el mismo argumento que con todo, tenía que decir algo de nosotros,  queríamos que  en cuanto la vieran supieran que era nuestra boda sin ni siquiera leer los nombres, y con esa idea en mente tuvimos la gran suerte de que nos hiciera el diseño   Beatriz Villanueva, y tras mucho marearla y contarle nuestra historia, hizo un precioso collage como invitación de boda, en el cual contaba nuestra historia y en la parte interior la desarrolló un poco más, a parte  de poner lo típico del lugar y hora de celebración del “macroevento”, bueno eso no es del todo cierto ya que una vez terminadas las invitaciones ni habíamos puesto ni el lugar de la celebración, ni la hora, ni los teléfonos de contacto, menos mal que pudo arreglarse, y a imprimir y ¿para que mandarlo hacer si podemos hacerlo nosotros?, así que horas y horas buscando papel para hacerlo, este no me gusta, este brilla demasiado, este es muy mate, este es blanco roto, blanco huevo, blanco sucio… (sin comentarios), que si  120, 160, 180 (ahí descubrimos lo que es el gramaje del papel) etc…,  y tras eso  horas y horas de nuevo con la impresora y colocando cada invitación  en un sobre de distinto color (para que  vamos a mentir se repitieron algunos  colores), pero lo conseguimos y pudimos repartirlas.

 

parte externa

Invitación de boda

 

Una vez invitada a la gente,  llegaba otro momento clave, ¡¡¡¡¡las mesas!!!!, y el problema no era a quien sentar con quien, eso lo teníamos muy claro, o si las mesas tenían que ser redondas o alargadas, el problema era  ¡¡ no queríamos enumerar las mesas!!!, eso era demasiado sencillo.  Así que a liarnos un poco más, pero por suerte la inspiración nos vino pronto,  siendo unos fanáticos del cine este tenía que estar presente en nuestra boda, así que cada mesa sería una película, y en la entrada del salón pondríamos unas claquetas de cine con la película en cuestión y el reparto de la peli (los componentes de cada mesa), se nos quedaron películas que nos  gustan por poner,  pero no sabíamos como sentaría que alguien viera que iba en la mesa “los miserables” o “Malditos bastardos,   así que nos autocensuramos.

Claquetas con la colocación de los invitados

Claquetas con la colocación de los invitados 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Una boda handmade 1

  1. Pingback: Una boda handmade II | PatchBornay

  2. Me ha gustado mucho el detalle de las películas y el resto de detalles que rodeaban todo el evento.enhorebuena!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s